Meditación para descansar y estresarse
Fuente: Pixabay

En 1981, las Naciones Unidas declararon el tercer martes de septiembre de cada año como el Día Internacional de la Paz. Más adelante, en 2001, la Asamblea General decidió fijarlo cada 21 de septiembre. En general se asocia la idea de paz con estado de quietud mental. Esta definición se acerca más a la acción de meditar (que nos ayuda a encontrar nuestra paz interior). No todos tienen la voluntad o el carácter para pasar un rato largo quietos mientras meditan. Incluso podría llegar a ser contraproducente si tus niveles de ansiedad son patológicos. Hay muchas formas de encontrar la paz, celebrarla y llevarla a la práctica. No todo se trata de quietud, de hecho, para quienes son inquietos, no es una opción viable pero hay otros caminos. Nuestro online casino festeja la paz día a día ofreciendo un lugar a sus clientes para despejar su mente Jugar con nosotros es una buena elección entre muchas otras variantes para meditar, y en los siguientes párrafos te presentamos otras formas de encontrar la paz.

Escuchar música relajante

La música nos acompaña en todo lo que hacemos. Hoy en día el acceso a cualquier tipo de melodías, canciones y sonidos es infinito. Después de un día agitado o con la cabeza a mil, relajarse con música es la solución más cómoda. No es solo poner una lista específica para la paz mental. Hay muchísimas variantes y nadie queda sin la suya. Si lo tuyo es la música clásica, el blues, la bossa nova, pues dale play y bajá un cambio.

Dar un paseo en la naturaleza

Y descalzo. Eso sería ideal. Liberarse del wifi, los estímulos constantes provenientes del ruido de la ciudad, de la gente apurada, las notificaciones del celular. Los importante de este paseo es observar nuestro cuerpo, como nos afecta, que sentimos. Es una actividad ideal para evitar la depresión ya que el cuerpo en movimiento activa la segregación de endorfinas, aumentando nuestro buen humor. Además de combatir la presión arterial y prevenir las enfermedades de huesos y articulaciones.

El senderismo como forma de relajación.
Fuente: Pixabay

Yoga

En los últimos años la práctica del yoga se popularizó en occidente. Y no es para menos, esta forma de vida milenaria demuestra el porqué de la longevidad de los orientales. No te sientas amedrentado por los ooommmm, aunque la vibración que genera este sonido en tu cuerpo es genial, no es necesario que te transformes en un ser totalmente espiritual. La sola práctica del yoga obliga a tu mente a concentrarse en el estado del cuerpo, y la respiración. Observar en que situación te encontrás y relajarte. Todas las sesiones finalizan con una práctica de relajación que ayudará a calmar las revoluciones de la rutina. De a poco y con constancia, la quietud te abrazará.

Mantenerse activo

El deporte nos mantiene activos y con la mente sana. Una alternativa diferente como primer ejemplo, es el surf. ¿Acaso sabés de algún surfista malhumorado o depresivo? Esta práctica, mezcla el contacto con el mar y la concentración para mantenerte sobre la tabla. Otro ejemplo es hacer senderismo. El entorno compasivo donde hagas senderismo calmará el nivel de ruido de tu cabeza, permaneciendo en silencio mientras contemplás lo que te rodea. Si no querés alejarte de casa, podés elegir natación. Sumergirnos y nadar nos aísla completamente y solo queda tu mente en contacto con el sonido acuático. Es una práctica que nos distiende a todos. La última actividad que te proponemos es bailar. Sin siquiera salir de tu casa, pones play y bailás como si nadie te viera. Lo mejor es que los efectos del baile son exactamente los mismos que si fueras un bailarín experimentado.

Tai Chi

Puede resumirse como una meditación en movimiento. Su fundamento es la suavidad, tus movimientos deben ser naturales, relajados, sueltos y fluidos. Exige concentración para poder mantener el cuerpo relajado mientras sólo se tensa el músculo que debés mover. Comenzarás a respirar de forma abdominal que logrará que baje la presión arterial. La idea es que tu concentración se reparta entre lo que sucede en tu cuerpo y en el entorno en el que te encontrás. Grupos de estudios revelaron que ayuda al aumento de la actividad cerebral, previniendo la demencia senil.

El Tai Chi es una fuente alternativa a la meditación.
Fuente: Pixabay

Sexo

Tener relaciones sexuales nos aísla del mundo. Estas concentrado en los movimiento que te dan placer y desconecta tu mente de las preocupaciones diarias. Pero no se trata solamente de tener sexo y listo. Tu atención a la actividad sexual debe ser plena. Conseguir una respiración rítmica que permita que estés presente y sientas todas las sensaciones del cuerpo. Debés dejarte llevar y no pensar, dejarlo que fluya.

Colorear

Pintar mandalas puede ser un juego de niños pero en realidad es algo que nos permite concentrarnos. Si nos dejamos llevar, esta práctica nos mantiene absortos. La elección de los colores y la forma en que vamos completando la ilustración es una forma de exteriorizar nuestras emociones. La ansiedad de la rutina diaria, se drena a través del dibujo. Es una excelente alternativa para niños también.

Como ves, no solo se trata de sentarse a meditar, hay muchísimas formas de canalizar la energía negativa y el estrés. Nos hay excusas, seguramente haya un tipo de meditación y de búsqueda de paz interior que te está esperando. El 21 de septiembre es un buen día para que comiences a celebrar la paz con tu actividad favorita.